banner app interiorPNG


Ucrania y Rusia trasladaron a la ONU sus acusaciones por los muertos en Bucha

El mandatario ucraniano comparó la violencia en Bucha con los actos violentos cometidos "por terroristas como Daesh" y se los atribuyó a Rusia; mientras que la diplomacia rusa negó las acusaciones y advirtió "solo vieron lo que les mostraron; no pueden ignorar las flagrantes incoherencias" sobre lo que ocurrió en la ciudad tras la retirada de las tropas rusas.
61f86c80799ee_900

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, pidió el pasado martes la exclusión de Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU por cometer los "peores crímenes de guerra" desde la Segunda Guerra Mundial, tras acusarla de llevar a cabo una masacre de civiles en Bucha, ciudad vecina a Kiev, mientras que el Kremlin consideró que esas denuncias son una "provocación falaz que sirven para encontrar un pretexto para torpedear las negociaciones de paz".

La indignación internacional que causaron imágenes de muertos diseminados en calles de la localidad concentraron la agenda de la reunión del Consejo de Seguridad, mientras en Ucrania las fuerzas rusas se estarían alistando para una nueva ofensiva en el este y el sur del país, de acuerdo con la OTAN.

Al hablar en videoconferencia, Zelenski comparó la violencia en Bucha con los actos violentos cometidos "por terroristas como Daesh", acrónimo en árabe del grupo Estado Islámico, pero "perpetrados por un miembro del Consejo de Seguridad de la ONU".

"Mataron a personas en sus departamentos, en sus casas con granadas, aplastaron a civiles con tanques cuando estaban en el interior de sus coches en medio de la carretera, únicamente por su placer", afirmó.

La Defensora del Pueblo de Ucrania, Lyudmyla Denisova, aseguró que entre 150 y 300 cuerpos podrían haber sido arrojados a una fosa común localizada junto a una iglesia de Bucha, informó el diario británico The Guardian.

Posteriormente y en sintonía, el canciller ruso, Serguei Lavrov, consideró que esas denuncias son una "provocación abierta y falaz, que sirve para encontrar un pretexto para torpedear las negociaciones de paz".

Lavrov, que considera un "montaje" las imágenes viralizadas de Bucha, lamentó que dicha "provocación" se produjera justo cuando por fin se vio "algo de luz" en las negociaciones con Kiev.

De la reunión del Consejo de Seguridad participó también el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, que pidió una investigación "independiente" para determinar si lo ocurrido en Bucha constituye un crimen de guerra.

México y Brasil respaldaron esa solicitud del portugués "para que se realicen a la brevedad investigaciones imparciales que permitan identificar responsables y una eficaz rendición de cuentas".

Mientras tanto, en el territorio ucraniano, varios bombardeos se registraron esta madrugada en Kramatorsk, ciudad en el este que está aún bajo control de Kiev aunque amenazada por una fuerte ofensiva de las tropas rusas.

Te puede interesar