banner app interiorPNG


"Es el mejor momento desde que empecé a entrenar"

Otro rafaelino de exportación. Lucas Bovaglio, emblema de Atlético de Rafaela y actual DT del ascenso de Instituto de Córdoba, estuvo en el piso de Radio ADN.
7a6ed859-1932-413e-aa5e-5bf6805796af

Escucha el audio

Lucas Bovaglio, en el piso de Radio ADN

"Es el mejor momento, después de un título. El primero con un plantel profesional , y de la envergadura que es este título, porque ascender con Instituto, un equipo grande del interior, después de 16 años, en un año hermoso que nos tocó vivir en la institución, hacen que sí, que sea el mejor momento que pueda vivir desde que empecé a entrenar". De los primeros conceptos de un siempre muy claro y muy simple Lucas Bovaglio. De visita en el piso de Radio ADN, el rafaelino disfruta del reconocimiento conseguido y merecido. "Las muestras de cariño, muchas me sorprendieron, muchas me emocionaron; cosas inimaginables, porque cuando yo llegué a Instituto, que hace un par de días se cumplía un año de que yo firmé el contrato; lLegué con mucha ilusión, con un contrato por dos años, con la idea del segundo año tirarnos a ascender, no soñás que vas a vivir los que nos tocó vivir. Entonces, tratando de disfrutarlo al máximo".

EL ASCENSO NO ERA EL OBJETIVO

El ex zaguero de Atlético contó que en el primer año de técnico el el club cordobés, ninguna de las partes se planteó esa meta. "A mi no me desvelaba conseguir el ascenso, pero cuando empezás armar el plantel, cuando empezás a prácticamente todas las opciones "A" en los puestos que yo quería empezar a traerlos, te empezás a ilusionar, porque estás armando un buen equipo. Bueno, a medida que van pasando las fechas, a medida que te vas instalando arriba, a medida que el equipo no para de crecer, empezás a tener sensaciones buenas. Cuando ya pasó mitad año y veía que el equipo no tenía techo y que todos nos empezaban a mirar como un serio candidato a ascender, ahí me la empecé a creer yo, porque me daba cuenta que en el ambiente estaba instalado que teníamos chances".

Lucas Bovaglio también contó de momentos muy duros. Quince meses sin conseguir trabajo. Y en el medio la pandemia. "No llegué a tocar fondo, o no llegamos, porque estoy hablando a título familiar, pero no la pasamos bien. Y bueno, hoy la realidad cambió y bueno, uno, tanto esfuerzo, tanto remar, tiene un premio".

El entrevistado fue consultado en cuanto a algunas claves que considera fueron determinantes para lograr el ascenso. "Arrancamos un 27 de diciembre, con muchísimo calor, en medio de las fiestas. Muchas veces el jugador no está lo mejor predispuesto para arrancar esos días, pero nos encontramos con un grupo que realmente no veía la hora de empezar a entrenar, entonces fue buenísmo, porque el puntapié inicial fue extraordinario".  Un punto y un partido que determinaron el destino final. "Yo creo que hubo una localía que fue extraordinaria. Me quiero quedar con 4 a 0 en Tandil contra Santamarina, una noche que hacía 1 grado bajo cero, y nosotros veníamos de empatar de local contra Atlético, en un partido donde no jugamos bien, donde no pudimos ganar. Y ese día el equipo en Tandil jugó con una autoridad, con una personalidad; más allá de que Santamarina después perdió la categoría y fue uno de los equipos más débiles del año, el equipo ese día dio una muestra de recuperación, de carácter, que fue un trampolín para lo que vino después".

SE DISFRUTA RÁPIDO Y SE TRABAJA MUCHO

En la entrevista, el adiestrador de Instituto hizo referencia al poco tiempo entre el final del torneo exitoso y el armado de lo que viene, con todo lo que implica. "No pudimos disfrutar del ascenso, porque inmediatamente nos pusimos a trabajar en la parte fría, en las decisiones dolorosas que son decirles a algunos jugadores que no van a a seguir con nosotros. Que jugadores podrían continuar. Posibles refuerzos. Tratando de equivocarnos lo menos posible. A la hora de salir al mercado nos damos cuenta de que corremos muy desde atrás. El año pasado cuando llamamos a un jugador y le decíamos es Instituto, enseguida gustaba. Ahora es mucho más difícil convencerlos. No invalida nuestras chances a futuro. El objetivo está claro. Es consolidarnos en primera división"

La última pregunta a Bovaglio fue directa al corazón. ¿La mayor felicidad fueron los triunfos con Atlético o esta victoria como técnico? "Yo disfruté muchísimo los dos ascensos, porque era Atlético. Y es distinto a esto, que también es muy lindo". En el fina de la charla hubo tiempo para un saludo cálido y de lujo. Con la habitual verborragia, pero impregnada de profunda emoción, el actual director técnico de Ecuador y también embajador rafaelino Gustavo Alfaro, dejó un saludo lleno de afecto y consideraciones.

Te puede interesar