banner app interiorPNG


Prisión preventiva para un hombre por violencia de género en Rafaela

La medida cautelar fue resuelta por el juez Javier Bottero a partir de un requerimiento de la fiscal Ángela Capitanio. El imputado tiene 31 años y sus iniciales son LDT. Llevó a cabo las conductas ilícitas de manera reiterada desde 2020.
fiscal capitanio
fiscal capitanio La fiscal Ángela Capitanio está a cargo de la investigación.

Quedó en prisión preventiva un hombre de 31 años que es investigado por delitos cometidos en un contexto de violencia de género en perjuicio de su expareja en Rafaela. Así lo ordenó el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Javier Bottero, en una audiencia que se desarrolló en los tribunales rafaelinos.

La fiscal Ángela Capitanio está a cargo de la investigación y solicitó que el imputado, cuyas iniciales son LDT, transite el proceso judicial privado de su libertad. Bottero resolvió de manera oral en la audiencia y dispuso la prisión preventiva por el término de 90 días.

PELIGROS PROCESALES

“El juez consideró que la reiteración de los ilícitos constituye un claro hostigamiento producido en un contexto de violencia de género”, valoró la fiscal. Además, Capitanio remarcó que “el magistrado también entendió que, para el momento de la investigación en el que estamos, existen elementos de convicción para sostener de forma probable que el imputado fue el autor de los hechos atribuidos”.

“Bottero sostuvo que la pena en expectativa permitiría una condena condicional. No obstante, advirtió que la gravedad de los hechos y su reiteración, hacen poco probable que la pena sea en suspenso”, destacó la fiscal.

Por otra parte, Capitanio concluyó que “si bien no hay riesgo de fuga, sí es evidente el de entorpecimiento probatorio, ya que el hombre investigado podría ponerse en contacto con la víctima, que es la principal testigo de cargo”.

LOS HECHOS

Capitanio relató que “al imputado se le atribuyeron diversos hechos que fueron cometidos entre agosto de 2020 y el sábado 3 de diciembre último, en los que la víctima fue siempre su expareja y, por lo tanto, se dieron en un claro contexto de violencia de género”.

La fiscal informó que el primero de los hechos ocurrió a mediados de julio de 2020 en la casa de Rafaela que el hombre investigado todavía compartía con su expareja y sus hijos. “En esa ocasión, la mujer le solicitó al imputado que dejara de consumir estupefacientes porque si no lo hacía, perdería a su familia”, narró Capitanio y agregó que “él le contestó que si lo denunciaba, iba a quitarse la vida”.

El segundo hecho ocurrió en septiembre de este año en la misma casa, aunque el investigado ya no vivía más allí a raíz de que se había terminado la relación de pareja con la víctima.

“Discutió con la mujer y la amenazó diciéndole que la golpearía y que le sacaría el teléfono celular”, detalló la fiscal. “Cuando él se fue de la vivienda, la víctima advirtió que le había sustraído una llave de la casa que estaba colocada en la puerta de ingreso”, añadió Capitanio.

El domingo 9 de octubre pasado el hombre investigado volvió a concurrir al domicilio de su expareja a pesar de que sobre él pesaba una prohibición de acercamiento dispuesta judicialmente el jueves 22 de septiembre. “Nuevamente, amenazó a la mujer”, planteó la fiscal y puntualizó que “volvió a desobedecer la prohibición judicial de acercamiento en reiteradas oportunidades”.

“Las amenazas hacia su expareja fueron constantes”, sostuvo Capitanio y aclaró que “en diferentes ocasiones, el imputado intentó abrir las hornallas de la cocina con la intención de quemar la casa”. Al respecto, destacó que “esta actitud inclusive fue llevada a cabo por el hombre investigado en un momento en el que la policía estaba en el lugar”.

CALIFICACIÓN PENAL

Al hombre de 31 años cuyas iniciales son LDT se le atribuyó la autoría de los delitos de amenazas coactivas reiteradas, amenazas simples reiteradas, desobediencia reiterada, tentativa de robo y hurto.

Te puede interesar