banner app interiorPNG


Lechuga se despidió de Boca en Rosario

Deportes 09 de diciembre de 2019 Por
Alfaro perdió con Central y en la conferencia de prensa habló de un fin de ciclo. El rafaelino se va con un sabor amargo del Mundo Boca, más allá del gusto que se dio de estar al frente de la institución.
3155708h1024

Lejos de casa, con sus hinchas pendientes del comicio que moviliza el mundo interior del club y sabiendo de antemano que el partido ante Central era el último de Gustavo Alfaro como entrenador. Así salió Boca a jugar en el Gigante de Arroyito el encuentro que cerró su participación en el 2019.

El Xeneize llegó a enfrentar al Canaya con dos verdades. “Es el final de un proceso. Trataremos de dejar a Boca puntero…”, puntualizó Alfaro antes de comenzar el partido, confirmando su salida del club al que llegó a principios de año y dirigió 50 veces.
Boca no tuvo la solidez del equipo que punteó gran parte de lo que va del campeonato. La endeblez defensiva fue la causa por la que se fue abajo por un gol en la primera mitad. La ventaja pudo haber sido mayor de no ser por la enorme actuación de Esteban Andrada, el arquero xeneize que tuvo al menos tres intervenciones decisivas para impedir una brecha mayor en favor de Central.

Tres minutos después de que Andrada salvara el arco de manera milagrosa tras un remate a quemarropa de Diego Zabala, un centro de Nahuel Molina que corrió a lo largo del área ante la pasividad de los centrales de Boca, fue conectado por Sebastián Ribas quien venció al ‘1’ de Boca con remate corto.
El equipo de Alfaro reaccionó promediando la etapa y tuvo un par de chances para igualarlo, una muy clara con un remate de Mas que sacó al córner Ledesma. Sin embargo, cuando Central recuperó posiciones en el campo volvió a dominar y estuvo cerca del segundo, pero Ribas no pudo esta vez con Andrada y el Colo Gil se lo perdió con un remate de frente al arco que se fue apenas afuera.
El ST fue menos intenso que la primera mitad, con Central apostando de contra aunque sin la puntería necesaria como para liquidar la historia. Alfaro arriesgó con algunos cambios, mandó a la cancha a Emanuel Reynoso por Buffarini y fue Bebelo llegando a los 22 quien probó los reflejos de Ledesma, quien sacó un remate con destino de gol. Salvio, el mejor de Boca, tuvo la más clara pero el balón dio en el palo y sentenció la derrota para Xeneize en un día muy especial para los hinchas a nivel institucional.
Se viene un nuevo Boca para el 2020 y los cambios ya se pusieron en marcha.

Te puede interesar