banner app interiorPNG


La variante Rafaela, al ritmo de la autopista

Locales 08 de julio de 2019 Por
Radio ADN recorre periódicamente las grandes obras de la ciudad. Ciclovía a Bella Italia casi terminada, desvío de tránsito pesado con distribuidor pendiente y variante prácticamente detenida, las conclusiones a las que arribó el equipo de exteriores de 97.9
Ver galería varainte 39
1 / 3 - La variante, casi sin "variantes" respecto a la última recorrida que hizo radio ADN

Cuando la agenda cotidiana se relaja, el equipo periodístico de radio Adn recorre las obras más importantes que se están desarrollando en nuestra ciudad. 

Así, en este lunes 8, el primer punto al que accedimos fue la ruta 70, hacia el este, lugar donde pudimos observar la ciclovía Rafaela-Bella Italia prácticamente terminada. Como se sabe la obra comienza en el balneario, sobre la banquina sur de la ruta 70. De allí, avanza hasta la altura del denominado "Paseo del Este".En ese lugar ya está instalado un semáforo (por ahora solo intermitente), dado que es el nudo donde la ciclovía transpone la ruta 70 para continuar por la banquina norte, desde calle Virgilio Cordero. En ese sector hay tres empresas que están llevando adelante tareas, con la necesaria complementación y compatibilidad de tiempos y logística. Apenas unos metros hacia el este nos encontramos con calle Tetamanti, que no es ni más ni menos que el desvío del tránsito pesado -obra que se puede considerar terminada, salvo por el imprescindible semáforo, que todavía resta ubicar-. Allí, se está trabajando en un distribuidor para complementar los flujos que provengan del este, lo que salgan de Rafaela hacia el oeste, y la ciclovía  (también muy usada por peatones), que para avanzar hacia el este debe atravesar una arteria casi exclusiva para vehículos de gran porte. Allí radica la importancia de este segundo semáforo a tan pocos metros.

Señalábamos que hay tres empresa trabajando en simultáneo en el lugar. Están trabajando en la ciclovía y el desvío del tránsito pesado ya dichos.Faltaba mencionar el gasoducto. La obra estará terminada para fin de año (más allá de las compulsas para determinar quién afronta los costos de las instalaciones urbanas) y el caño troncal que alimentará a Rafaela llega desde el este por la banquina sur, hasta la altura del desvío del tránsito pesado. Allí la obra vira hacia el sur.

Lo señalado: el gasoducto estará finalizado para fin de año. La obra de la ciclovía está terminada, pero para considerarla formalmente finalizada deberá esperarse el semáforo a ubicarse en la intersección de la ruta 70 y el desvío del tránsito pesado, para darle seguridad a quienes deban atravesar justamente el nudo usado por los camiones. Este semáforo se dispondrá una vez finalizado el distribuidor, y significará simultáneamente el final de las dos obras, la de la ciclovía y la del desvío del tránsito pesado.

El panorama es bastante más sombrío en cuanto a los avances en las obras de la variante. Por allí estuvimos también, como lo hacemos periódicamente. Como se sabe, la obra nace al norte , en la banquina oeste de la 34 a la altura del Haras "Don Fede". "Copiando" la recorrida de la 34 avanza hacia el sur atravesando la ruta 70 y empalmando nuevamente la 34 a la altura del ACA, unos pocos metros al norte de la estación de servicio.

La sensación es contradictoria. Por un lado el movimiento de tierras da una clarísima muestra de la magnánima obra que se está desarrollando. Pero decimos contradictoria, porque no se está desarrollando. Habiendo estado con el Presidente Mauricio Macri  hace algo más de un año en ese sector, si hoy hubiera estado el mandatario, la foto es exactamente la misma. Movimientos de tierra, levantamientos tremendos en cuanto al nivel de traza. Pero muy pocos lugares donde pueda apreciarse alguna evolución. Es más: Radio ADN realiza estas recorridas en los feriados, y en otras oportunidades encontramos máquinas y obreros en plena actividad. No fue el caso de hoy. Solo en el extremo norte, alguna excepción para confirmar la regla; algún solitario operario trabajando en la cima de un montaña de tierra haciendo alguna que otra maniobra de traslado de tierras (por cierto tremendamente espectaculares).

Desde la ruta 70 hacia el sur, 3 o 4 kilómetros donde se puede señalar que la carpeta está terminada. Se circula con extremo placer ( nuestro vehículo parece cicular por el paño de una mesa de billar). Pero luego de esos 3 o 4 kilómetros  todo vuelve a lo mencionado. Tierra movida, alteos espectaculares, pero sin duda mucho más trabajo por hacer que trabajo hecho. Muchísimo más lo que debe observarse en el futuro, que lo que se mira del pasado. Detalle técnico no menor: faltan disponer una cantidad importantísima de puentes.

Por el respeto y la seriedad con la que queremos llevar adelante nuestra tarea, nos parece oportuno señalar que todo lo expresado no tiene otro asidero más que el sentido común y el ejercicio de la simple observación. Esa observación con periodicidad nos permite inferir sin demasiado margen para el error que el proyecto una vez terminado será tremendamente eficaz en el cometido de descomprimir el flujo de tránsito de la 34 en la travesía urbana rafaelina. Del mismo modo, también ponemos el acento en que para que la obra esté finalizada pasará mucho tiempo, que en la Argentina -se sabe- irremediablemente significará incrementar las estadísticas  de accidentes mortales.

:_:

Te puede interesar