banner app interiorPNG


Jaguares va por un logro histórico en Nueva Zelanda

Deportes 05 de julio de 2019 Por
En la madrugada del sábado enfrenta a Crusaders. El rafaelino Mayco Vivas estará como suplente.
multimedia.normal.a9a6df4def4bdaaf.6e6f726d616c2e6a7067
JAGUARES

El desafío argentino es inmenso: en final del Super Rugby por primera vez en su historia y en su cuarta participación solamente, los Jaguares se enfrentan el sábado a los Crusaders, ganadores de las dos últimas ediciones (4.35 AM de Argentina, televisa ESPN) en Christchurch (sur de Nueva Zelanda). En esta oportunidad arrancando en el banco de suplentes, estará el rafaelino Mayco Vivas, en un año soñado para el pilar surgido del CRAR.
Si "nada es imposible en una final", según el hooker de los Jaguares, Agustín Creevy, algunas cifras muestran la dificultad de la tarea para los argentinos. Los "Crusaders", poseedores del récord de títulos (9), solo han perdido dos de sus 16 partidos de la temporada regular, concluida en primera posición (entre todas las conferencias) y con el mejor ataque (81 tries).
Pero este año el equipo de Gonzalo Quesada logró la primera victoria de un equipo argentino en Nueva Zelanda (en el terreno de los Auckland Blues a finales de abril), antes de terminar la temporada en tromba con una serie, en curso, de siete triunfos. Su balance frente a la provincias neozelandesas muestra igualmente su evolución: tras haber perdido los siete primeros partidos, lograron después cinco victorias frente a dos derrotas. Aunque nunca han ganado a los Crusaders (dos reveses en 2016 y en 2018). "Hemos conocido muchas frustraciones, pero cuatro temporadas más tarde, vamos a disputar la final. Es algo loco, increíble", estima el centro Matías Orlando.
Los cambios serán tres en la franquicia argentina: Nahuel Tetaz Chaparro por Mayco Vivas, Marcos Kremer por Tomás Lezana y Ramiro Moyano por Sebastián Cancelliere. El cambio de Tetaz Chaparro es por la búsqueda de mayor experiencia en la primera línea y fortaleza en el scrum. Sin dudas Crusaders tiene uno de los scrums más poderosos, con pilares de la talla de Owen Franks y Joe Moody, dos All Blacks de peso.
Si los Jaguares juegan por un país, los Crusaders lo hacen por la ciudad de Christchurch, golpeada por un atentado terrorista de extrema derecha, contra dos mezquitas, que causó 51 muertos el 15 de marzo.
"Nuestro equipo y nuestra ciudad se han enfrentado a una dura adversidad. Estoy orgulloso de lo que hemos probado en cada partido, cuánto nos hemos unido a esta ciudad, y los unos a los otros", señala el técnico neozelandés, Scott Robertson.
El antiguo tercera línea de los All Blacks se verá privado el sábado de dos piezas importantes, los internacionales neozelandeses Ryan Crotty (centro) y Scott Barrett (segunda línea), pero contará con diez internacionales de los All Blacks. Enfrente estarán quince internacionales argentinos confrontados a un inmenso desafío.
Los equipos formarán así: Crusaders: Havili - Reece, Ennor, Goodhue, Bridge - Mounga, B. Hall - Todd, Read, W. Douglas - S. Whitelock (cap), Dunshea - O. Franks, C. Taylor, Moody.
Jaguares: Boffelli - Moroni, Orlando, De La Fuente (cap), Moyano - Díaz Bonilla, Cubelli - Kremer, Ortega Desio, Matera - Lavanini, Petti - Medrano, Creevy, Tetaz Chaparro.
Suplentes: Crusaders: Makalio, Bower, Alaatoa, Romano, Taufua, Drummond, M. Hunt, Jordan.
Jaguares: Montoya, Vivas, Pieretto, Leguizamón, Lezana, Ezcurra, Miotti, Cancelliere.

Te puede interesar