banner app interiorPNG


Volvió a caer la economía en la provincia de Santa Fe

Provinciales 29 de septiembre de 2018 Por
La provincia de Santa Fe acumula un retroceso del 2,3% durante los primeros siete meses del año.
Economía Santa Fe
Volvió a caer la economía en la provincia de Santa Fe

El informe mensual de actividad económica de la provincia, elaborado por el Centro de Estudios y Servicios (CES) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, advierte que “el alto nivel de propagación sectorial (difusión de la recesión), junto con la intensificación de la inflación y la falta de estabilidad/previsibilidad en el tipo de cambio, continúan alimentando una coyuntura económica desfavorable y un marco de incertidumbre para el mediano plazo”.

En particular en julio el ICASFe presentó una disminución del 0,7%. De este modo la actividad económica provincial acumula ya una caída del 2,3% durante los primeros siete meses de 2018; y continúa profundizándose la contracción en el transcurso de la 5ta recesión datada en los últimos diez años.

Diez de los catorce indicadores que se consideran en el ICASFe obtuvieron variaciones mensuales negativas: patentamientos -8,6%, remuneraciones reales -2,4%, consumo de cemento -2,1%, hidrocarburos -0,5%, ventas -0,3%, energía eléctrica -0,3%, puesto de trabajo -0,3%, recursos tributarios -0,2%, y demanda laboral -0,2%; mientras que sólo para cinco las tasas fueron positivas: faena 0,5%, maquinaria agrícola 0,6%, molienda 0,8%, producción láctea 1,4%, y gas industrial 1,6%.

INDICADORES
En el mes de julio, diez de los catorce indicadores que se consideran en el ICASFe obtuvieron variaciones mensuales negativas y ocho empeoraron respecto a su parámetro interanual, consigna el estudio de la Bolsa de Comercio de Santa Fe a través del CES.

Los puestos de trabajo registrados (altas netas) presentaron una tasa mensual del -0,3%, siendo del 0,3% la comparación con igual mes del año anterior. Por su parte las remuneraciones reales se contrajeron un 2,4%; y su baja en términos interanuales alcanza 6,0%, lo que implica una disminución significativa del poder adquisitivo de los asalariados.

En relación al consumo minorista, las ventas en supermercados de las grandes superficies instaladas en la provincia registraron una caída mensual del 0,3%, aunque todavía no se contraen en términos interanuales.

Al pie de la tabla se ubica el patentamiento de vehículos nuevos, con una tasa mensual del -8,6%, y una variación interanual del -21,6%. En esta línea también se lista el consumo de cemento con una variación mensual del -2,1%, aunque todavía está 1,4% por encima del valor de julio de 2017.

En relación a los indicadores relativos al conjunto del sector manufacturero el despacho de gas industrial se mantuvo en terreno positivo, con tasas del 1,6% mensual y 6,4% interanual. Para el consumo de energía eléctrica dichas tasas fueron del -0,3 y -0,7%, respectivamente; y para los hidrocarburos insumidos por la agroindustria y el trasporte del -0,5 y -5,8%.

En consonancia con la magra campaña agrícola 2017/2018, la molienda de oleaginosas presentó un leve incremento del 0,8% en julio, pero con una variación interanual del -20,2%. La producción láctea se incrementó un 1,4% mensual, pero señala una leve caída en relación a julio del 2017 (-0,9%).

La faena de ganado bovino y porcino mostró un incremento del 0,4% mensual, y del 8,1% interanual. Las ventas de maquinaria agrícola mejoraron en julio 0,6%, pero su balance interanual se mantiene negativo en un 26,3%.

Los recursos tributarios de la provincia marcaron una disminución mensual del 0,2%, incidida tanto por la caída en la recaudación de impuestos provinciales como por la percepción de recursos de coparticipación nacional. En términos interanuales la serie presenta un incremento del 4,0%.

PERSPECTIVAS
Una marcada baja en los indicadores de inversión, así como también en la disponibilidad de dinero para consumo -público y privado- expone un contexto negativo para los agregados macroeconómicos relativos a la demanda que difícilmente se puedan revertir en el corto plazo, señala el informe del CES.
Por el lado de la oferta, se registra contracción en el conjunto de los indicadores productivos. "Este alto nivel de propagación sectorial (difusión de la recesión), junto con la intensificación de la inflación y la falta de estabilidad/previsibilidad en el tipo de cambio, continúan alimentando una coyuntura económica desfavorable y un marco de incertidumbre para el mediano plazo", concluye el documento.

Te puede interesar