banner app interiorPNG


Habló el hombre que entregó los cuadernos: "tengo miedo, pero no cobardía"

Nacionales 04 de agosto de 2018 Por
"No conocía esta personalidad tan minuciosa de Centeno" dijo Jorge Bacigalupo acerca de las detalladas anotaciones que llevó adelante el chofer de Roberto Baratta: "Creo que lo hizo para cubrirse", opinó
coimas

Jorge Bacigalupo es el hombre que entregó los cuadernos de la corrupción escritos por Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta. Se presentó como un sargento retirado de la Policía Federal que luego trabajó como remisero desde el año 1998 hasta 2007. Fue ese contexto laboral el que lo llevó a conocer a Centeno.

Bacigalupo afirmó ser un hombre de confianza de Centeno: "Teníamos una relación de amistad. Nos veíamos en nuestras casas", recordó. Y explicó que por esa razón Centeno le confió en octubre de 2017 el cuidado de los cuadernos cuyas anotaciones son objeto de un pormenorizado análisis en la Justicia: "Me dijo que por favor se los guarde", contó Bacigalupo. De todos modos, aclaró que el chofer de Baratta se los entregó dentro de una caja que "no sabía qué tenía".

Ahora, que el caso está en centro de la escena política y judicial, tomó conciencia de que su realidad será distinta: "El que diga que no tiene miedo está loco o esta mintiendo. Pero no tengo cobardía. No me arrepiento de haber entregado los cuadernos. Me arrepentiría si no hubiera hecho lo que hice", subrayó en una entrevista con Diego Cabot, el periodista de La Nación a quién le entregó el material original.

¿Qué lo motivó a actuar de esta manera? Bacigalupo contó que le había recomendado a Centeno "que se presente en la Justicia" con las rutinas que dejó meticulosamente registradas en los cuadernos Gloria. Pero el chofer de Baratta no se decidió. Entonces, tiempo después, en enero de este año, quien tomó la decisión fue Bacigalupo. "Si no tomamos riesgos, esto va a ir cada vez peor", opinó, en referencia a la presunta corrupción durante el kirchnerismo: "Si no se los para de alguna manera, van a volver", dijo.

"Con Centeno nos veíamos todos los días por una cuestión de trabajo en una agencia de remises en Martínez".
"Después centeno se va al ministerio de Planificación en 2003 cuando Kirchner asume, y nos seguimos viendo como amigos, no con suma frecuencia pero una amistad común, nos visitábamos en nuestras casas".

"Me dio los cuadernos en septiembre octubre del año pasado. Un día me trae una caja cerrada y me dijo 'por favor guardame esto'. Yo le pregunto que hay, y me dice 'son anotaciones  sobre el trabajo que hago en el misterio con Baratta. Me los entregó a mi por confianza".

"Más de una vez le insistí que se presente en la Justicia con esos papeles, aún sin haberlos abierto. Ponete a disposición, le dije. El tenia una serie de dudas que a mí no me cerraban y ahí dije 'este muchacho esta identificado ideológicamente con la gente que trabaja'".

"No le conocía esa particularidad a Centeno de ser una persona tan minuciosa, ahí hay años de anotaciones".

"No me cierra como una persona que quería extorsionar a alguien, sino lo hubiera hecho. Creo que lo hizo para cubrirse ante cualquier eventualidad. Lo que él estaba viendo era una papa que quema".

"Yo entregué los cuadernos originales. Quise que esto se conociera, esta gente se ha llevado puesto todo. Si no se los para de alguna manera, van a volver".

"Mi vida va a cambiar, pero si no tomamos riesgos esto va a ir cada vez peor".

"Centeno no es mal tipo, me puso bien que se haya allanado a colaborar con la Justicia".

"No me arrepiento (de haber entregado los cuadernos). Me arrepentiría si no hubiera hecho lo que hice. La persona que dice que no tiene miedo o está loco o está mintiendo. Pero no hay que confundir miedo con cobardía".

"A partir de ahora voy a estar atento y cuidarme. Tengo una vida hecha, tengo 73 años de edad. Tengo que tener la precaución normal ante acontecimientos desconocidos que se puedan llegar a producir. Esperemos que todo salga bien, sobre todo por el país y las nuevas generaciones".

Fuente: Infobae

Te puede interesar