banner app interiorPNG


Simoncini impulsa el alcohol cero al volante en Santa Fe

Provinciales 31 de mayo de 2018 Por
El objetivo de la ley que presentó la diputada peronista es disminuir la cantidad de siniestros viales relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los conductores de vehículos.
Control de alcoholemia
Simoncini impulsa el alcohol cero al volante en Santa Fe

La diputada provincial Silvia Simoncini (Frente Justicialista para la Victoria-PJ) presentó un proyecto que prohíbe totalmente el consumo de alcohol al volante. En la actualidad, la ley permite hasta 0,5 gramos de alcohol en sangre para personas que manejan cualquier tipo de vehículo particular.

La legisladora considera que los efectos adversos del alcohol en una persona que conduce, aún en cantidades reducidas, “no es compatible” con la responsabilidad que debe asumir quien se sienta frente al volante. De aprobarse, la norma tendrá alcance provincial, aunque se invitará a adherir a municipios y comunas.

“La cantidad de accidentes registrados en el país en corto plazo condujo a que el problema de la seguridad vial se instalara entre las principales preocupaciones en la agenda de prioridades en materia de prevención. Argentina padece hoy uno de los más elevados índices de muertes evitables por estos hechos del mundo”, explicó Simoncini.

“En los últimos 15 años hubo, en nuestro país, un promedio de 21 muertos por día por accidentes de tránsito. En total, más de 100 mil personas son víctimas de siniestros viales, problemática que empeoró con el aumento significativo del uso de celulares por parte de conductores y peatones”, continuó.

En este sentido, aportó que “Argentina tiene 10 veces más muertes en accidentes de tránsito que en la mayoría de los países desarrollados en relación con los vehículos que circulan.

Un agravante es que en los últimos 20 años los accidentes disminuyeron en el mundo, pero nosotros estamos en una meseta alta con tendencia ascendente que crece lentamente, a un ritmo de 3 a 4% anual”.


Cifras

Las estadísticas del Centro de Experimentación, Investigación y Seguridad Vial indican que el sábado es el día más peligroso (no es el día de mayor circulación pero entra en juego la movida nocturna y la participación del alcohol), con 20% del total de accidentes, seguido del domingo (16%), viernes (14%), y el resto de la semana, cada día con 12 y 13%. El horario con más accidentes es de 6 a 12 del mediodía (33%), seguido de 12 a 17 (31%). El horario en que menos choques se producen es de 0 a 6.

Entre las causas de accidentes, las estadísticas muestran que el gran culpable es el conductor, ya que el 90% de los siniestros se deben al factor humano, 5% al vehículo y 5% a caminos y clima, aunque es necesario aclarar que dentro del factor humano, no existe una sola causa. Un 41% de las denominadas fallas humanas que llevan a los accidentes es la invasión de carril. Le siguen la distracción (19%), la velocidad inadecuada (16%), las maniobras abruptas (10%), distancia inadecuada (6%), prioridad de paso no respetada (4%) y cansancio (4%). La ingesta de alcohol es un factor determinante y multiplicador de dichas fallas humanas.

Efectos

Sobre los efectos sobre el organismo del que maneja, Simoncini detalló que “se estima que la ingesta de alcohol del conductor que está presente de alguna manera en el 50% de las muertes. Aún muy pequeñas cantidades de alcohol disminuye la capacidad de conducir, lentificando las respuestas y entorpeciendo las maniobras, embotando los sentidos al disminuir la capacidad de atención y generando una falsa sensación de seguridad que predispone a excesos de velocidad y todo tipo de violaciones a las normas de tránsito”, señaló. “El alcohol no solamente hace más lentas las reacciones y aumenta el riesgo, sino que también obnubila el juicio, hace más lenta la toma decisiones y genera dificultades de la visión periférica”, sintetizó.

“De estos aspectos cabe mencionar que el control de las medidas de seguridad vial es una herramienta muy importante para prevenir accidentes. La falta de control y de sanciones desinhibe la conducta de los conductores, los que llegan a comportarse sin la prudencia necesaria para evitar situaciones de riesgo”, indicó la diputada.

Simoncini señaló que ya otras seis provincias aplican el alcohol cero: Entre Ríos, Córdoba, Tucumán, La Rioja, Salta y Neuquén; además de ciudades como Bahía Blanca y Río Grande. A nivel regional, Brasil, Uruguay y Paraguay fijan el mismo límite. En el resto del mundo, lo hacen varios países de Europa del Este (Bulgaria, Hungría, República Checa y Eslovaquia); y algunos estados como Quebec (Canadá).

Según la exministra de Salud, “la prevención es la única herramienta que logra evitar los siniestros viales con desenlaces cruentos o fatales y la responsabilidad de quienes portan un carnet de conducir y se sientan frente al volante de cualquier vehículo debe ser una condición ineludible. Si por hábitos y complacencia cultural, las personas no la asumen al momento de conducir, el Estado debe establecer las normas y los controles que aseguren las máximas condiciones de seguridad vial para todos los ciudadanos”, concluyó.

Te puede interesar