banner app interiorPNG


3.200 mujeres denunciaron violencia de género en el último cuatrimestre de 2017

Provinciales 18 de mayo de 2018 Por
Así lo indican los resultados estadísticos del segundo informe del Registro Único de Violencia contra la Mujer. En la casi totalidad de los casos, se produjeron en el ámbito doméstico. Lo concreto es que la cifra crece año tras año.
PG005
REGISTRO. Gabriela Sosa, subsecretaria de Políticas de Género.

En el último cuatrimestre de 2017, más de 3.200 mujeres denunciaron haber sido víctimas de agresiones por su género. En el 77 % de los casos, a manos de sus parejas o ex parejas.

Así surge de las estadísticas del Registro Único de Violencia contra la Mujer (Ruvim), que fueron presentadas este miércoles por la subsecretaria de Políticas de Género de la provincia, Gabriela Sosa, junto con el director del Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec), Jorge Moore (ver el informe completo).

La presentación tuvo lugar en la sede de la Subsecretaría de Políticas de Género (Corrientes 2879).

El Registro, creado por el decreto provincial Nº 1219/16, constituye una herramienta de monitoreo, recolección y producción de datos e información respecto de las denuncias sobre violencias hacia las mujeres.

Estos datos estadísticos son herramientas fundamentales para dimensionar la problemática y trabajar con precisión en el diseño e implementación de políticas públicas para avanzar en derechos y vivir en sociedades libres de violencias.

Los objetivos del Ruvim son, por un lado, centralizar y sistematizar la información disponible en registros administrativos con el objetivo de diseñar indicadores conceptual y metodológicamente armonizados para ser utilizados como insumo para el diseño de políticas públicas orientadas a modificar el escenario de la violencia basada en cuestiones de género, en el marco de la Ley Nacional 26.485/2009.

Por otro lado, el Registro busca consolidar procesos colectivos de coordinación, discusión, análisis y articulación acerca de la recolección y posterior procesamiento de los datos junto con los organismos que forman parte de la Mesa de Trabajo Ruvim, definiendo estrategias de acción, gestión y comunicación de la elaboración de las producciones.

El informe

Se trata del segundo informe de este tipo, pero en esta ocasión goza de mayor especificidad al incluir variables que anteriormente no eran contempladas. Los datos en los que se basa el informe son proporcionados por los distintos organismos que conforman la mesa Ruvin, los cuales son organismos del Ministerio de Desarrollo Social, de Seguridad, de Salud y de Educación;el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec); Fiscalías; Defensorías del Pueblo; y las Municipalidades de Rosario, Santa Fe y Santo Tomé.

“Generamos estadística y ámbitos colectivos para pensar y acercarnos a la problemática de la manera más científica posible, y por otro lado para que nos dé la posibilidad de criticar la política pública que llevamos adelante y enriquecerla”, expresó Gabriela Sosa.

En los números del informe se enuncia que fueron contabilizadas casi 4.000 situaciones violentas en el último cuatrimestre de 2017, denunciadas por 3.203 mujeres (ya que, huelga decir, una mujer puede sufrir más de un episodio de violencia de género y de diferentes características). Las denuncias proceden, en su mayoría (un 69%), de las Comisarías de la Mujer.

La franja etaria en la que se encuentra la gran mayoría de los registros (un 75%) oscila entre 20 y 49 años. Coincide a la vez con la correspondiente a la mayoritaria de los agresores (un 64 %).

En las denuncias prima la agresión física con un 60%, aunque la violencia psicológica también tiene un alto grado reflejado en un 53%. Hay un 10% de agresión sexual y un 7% de violencia económica, y, para este informe, se incorporó la violencia simbólica (mayoritariamente ejercida por los medios de comunicación, se compone de mensajes estereotipados, sexistas, discriminatorios y fomentadores de desigualdad), la cual configura el 7% de las denuncias.

Pasando a las características de los agresores, un altísimo porcentaje corresponde a parejas o ex-parejas: un 77%. Y prácticamente en su totalidad (un 99%) las agresiones fueron cometidas en el espacio doméstico.

“Tenemos que seguir mejorando los operadores de carga. Cuando mejor los capacitamos, mayor precisión tiene el registro, y más modalidades encontramos, e interpretamos de mejor manera las denuncias. No nos tienen que asustar los datos, tienen que indicarnos el camino hacia donde fortalecer la política pública” afirmó Sosa.

Te puede interesar