banner app interiorPNG


Recova: vencieron los plazos de la intimación

Locales 18 de mayo de 2018 Por
El empresario García Cullá no contestó las intimaciones realizadas por el Municipio y ahora el Concejo Municipal deberá analizar y aprobar un proyecto de declaración de interés público sobre el lugar y el pedido hacia la Legislatura de Santa Fe para que se concrete la expropiación.
multimedia.normal.a92d954187323c2f.6e6f726d616c2e6a7067
RECOVA RIPAMONTI.

Escucha el audio

INFORME. A cargo de Juan Scavino.

Se vencieron los plazos y, como era de esperarse, el silencio siguió reinando. Luis Alberto García Cullá, dueño del predio en donde alguna vez se erigieron orgullosos los Grandes Almacenes Ripamonti, sigue ignorando la historia de la ciudad. Ahora, el Estado saldrá al rescate de la desidia del empresario porteño. Es que ayer vencieron los plazos de la intimación a la que lo que había emplazado el Municipio para que responda con algún proyecto para el lugar o, al menos, que realice las obras para mantener lo poco que queda en pie.
"Los plazos se vencieron pero hay lo que se llama 'día de gracia administrativo', en función de lo que podría ser un yerro a la hora de empezar a contar", confirmó el Fiscal Municipal, Dr. Daniel Galloppo a LA OPINION. "Si bien es necesario una fecha para poder poner en mora a la persona que se está intimando, eso no significa que se tenga que descartar una presentación posterior", agregó el Fiscal.

Esto también constatado por parte de García Cullá, quien ya está notificado de la situación y la posibilidad cierta de expropiación. Pero que decidieron no tomar ninguna resolución debido a que uno de los socios de García Cullá se encuentra fuera del país y esperarán a su regreso para tomar una decisión.
Recordemos que el 17 de abril pasado, el Municipio le envió a García Cullá una carta intimándolo a que, en el plazo de 30 días, debía comenzar a realizar algún tipo de trabajo de mantenimiento en el lugar, basado en un estudio realizado por el informe elaborado por el Ingeniero Marco Boidi.

Basado en las décadas de conflicto con el Municipio y que desde 2012 se han abandonado los trabajos para convertir el sector en un "cond-hotel" (calificación entregada por el propio García Cullá al Concejo), si no ha respondido hasta este momento, es casi imposible que lo venga a realizar con posterioridad.
¿Cuál sería el camino? En principio, el Concejo Municipal deberá analizar y aprobar un proyecto de declaración de interés público sobre el lugar y el pedido hacia la Legislatura de Santa Fe para que se concrete la expropiación a través de una ley. Una de las cuestiones a determinar es quién va a ser el ente expropiante: el Municipio o la Provincia (será la elegida y el propio Gobernador dio a entender que brindaría su apoyo, aunque desconocía detalles del tema). Desde el Municipio se entusiasman con que salga de esta forma, basándose en lo sucedido con otros lugares históricos de Santa Fe y Rosario.
Una vez dictada la ley, hay todo un proceso de tasación, notificaciones a las partes, posibles acuerdos sobre los valores de tasación (un mix del valor histórico-cultural, el de mercado y el fiscal), hasta finalmente conseguir la posesión del bien.

QUEJA DE MARSICO
"Presenté un pedido de expropiación el año pasado y me dijeron que no. El Fiscal me dijo que había que fundamentarlo mejor. Perdimos un año. Esperaron a que pierda estado parlamentario mi proyecto para presentar el de ellos", dijo Lisandro Mársico en declaraciones "Algo dirán".

Te puede interesar