banner app interiorPNG


Informe: advierten que los femicidios se cometen con mayor saña

La asociación civil La Casa del Encuentro presentó el informe sobre los femicidios en los últimos diez años: en esta década han sido asesinadas 2.679 mujeres, un promedio de un femicidio cada 30 horas.
B1DIOCFyM_930x525
VÍCTIMA. Ailín Torres tenía 26 años. Fue asesinada en Tandil por su ex novio, que la esperó escondido dentro del baño y le dio múltiples puñaladas.

Por segundo año consecutivo Argentina se adhiere hoy al Paro Internacional de Mujeres, que incluye una movilización desde Plaza de Mayo hacia el Congreso. Se espera un paro masivo y una marcha multitudinaria, porque el contexto es especial: en 2017 hubo 295 femicidios, una cifra que lejos de bajar sigue creciendo año tras año. Esta vez, además de los reclamos históricos de equidad de género, paridad salarial y fin de la violencia machista, se suma el debate que se dará en el Congreso sobre la ley de aborto legal, seguro y gratuito.

Ayer, la asociación civil La Casa del Encuentro presentó el informe sobre los femicidios en los últimos diez años: en esta década han sido asesinadas 2.679 mujeres, un promedio de un femicidio cada 30 horas. Pero en 2008 hubo 208 mujeres asesinadas y en 2017, 295. Y la saña es mayor: aumentaron los casos de mujeres apuñaladas, golpeadas, estranguladas, incineradas, asfixiadas, ahorcadas.

Los datos se repiten con patrones inamovibles: los asesinos son en su mayoría (62%) parejas y ex parejas de las víctimas. Y los femicidios ocurren en las casas donde viven las mujeres (51%). Muchas de estas mujeres habían hecho denuncias y contaban con medidas cautelares de la Justicia de exclusión, prohibición de acercamiento y botones antipánico. Que las hayan asesinado muestra la falla en la respuesta de la Justicia. Otro dato a tener en cuenta por el Estado: 154 femicidios fueron cometidos por hombres de fuerzas de seguridad, que poseen armas reglamentarias.

Y se duplicaron los femicidios con abuso sexual previo: en 2008 fueron 24 casos, en 2017, 45. Las estadísticas también muestran que 80 mujeres estaban embarazadas, que 165 eran nenas menores de 12 años, que 101 eran migrantes y 81 eran mujeres en situación de prostitución o víctimas de trata.

“Realmente es frustrante que diez años después y con tanta mayor sensibilidad social y tanto mayor compromiso de varios espacios del Estado finalmente los resultados no sean distintos, no sean mejores. Es un enorme llamado de atención para el Estado y para la sociedad. Pero principalmente para el Estado, que es el que tiene la responsabilidad”, opina Natalia Gherardi, del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA).

“Tenemos muy buenas leyes, pero no se implementan. Acá hay una gran falla de la Justicia. Si una mujer hizo una denuncia, tiene una prohibición de acercamiento que se viola y el hombre no es sancionado, el mensaje es malo. Por eso hay un alto porcentaje de mujeres que no denuncia, porque no confía, porque no se anima, porque no siente que la van a proteger”, dice a Clarín Ada Rico, al frente de La Casa del Encuentro.

Justamente, el Informe anual de los servicios de atención a víctimas de violencia de género de la Defensoría General de la Nación (DGN) muestra que en 2017 aumentó el incumplimiento de las medidas de protección para las mujeres víctimas de violencia. El aumento se da por cuarto año consecutivo: “Se ha podido registrar que en más de la mitad de los casos (52%) se produjo un incumplimiento de las medidas en favor de la víctima, en tanto que en el 27% de los casos se sucedieron nuevos hechos de violencia pese a la denuncia efectuada”, señala el informe. Que también dice: “Estos datos podrían sugerir la necesidad de repensar los mecanismos actuales de protección y evaluar otros modelos superadores, que logren brindar respuestas más eficientes y de fondo a la situación de las mujeres que buscan medidas de protección”.

La presentación del informe de La Casa del Encuentro se hizo en un anexo del Congreso, y en el marco del lanzamiento de la Alianza Contra el Femicidio en la Argentina, que se suma a la Iniciativa Spotlight para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas, que es impulsada por la Unión Europea y las Naciones Unidas.

Te puede interesar