banner app interiorPNG


¡Comienza la Davis! El sueño argentino otra vez en marcha

Guido Pella-Paolo Lorenzi, game a game. La serie empieza en instantes con Radio ADN presente en el lugar informando minuto a minuto. Ante las ausencias de Argentina, Italia aparece como un adversario muy duro.
Ampliar
CON DIEGO. Maradona presente alentando a los argentinos.

Que Argentina vive un nuevo escenario en el mundo del tenis desde que el 27 de noviembre el croata Ivo Karlovic terminó devolviendo largo un saque de Federico Delbonis sobre la cancha rápida del Arena Zagreb, es una verdad indiscutible. Y si el panorama cambió para siempre el año pasado no fue por los títulos conseguidos por Juan Mónaco (Houston), Delbonis (Marrakech), Diego Schwartzman (Estambul) y Juan Martín Del Potro (Estocolmo) o por las extraordinarias y emocionantes actuaciones del propio tandilense en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde obtuvo la medalla de plata, o en Flushing Meadows, cuando trepó hasta los cuartos de final.

WhatsApp Image 2017-02-03 at 11.08.11

La gran diferencia, el salto gigante, lo dio esa misma Copa Davis que el miércoles a la noche, en la cena oficial del match ante los italianos, descansaba en un costado tenuemente iluminado de uno de los salones del hotel Embajador, en la zona de Retiro. Allí, custodiada celosamente por su valor ecónomico -aunque nadie se anima a arriesgar cuánto cuesta ese armatoste de plata y nogal que pesa 105 kilos y mide 1,10 metros desde la base hasta la famosa ponchera que, por un pedido de Dwight Filley Davis, finalmente se le terminó encargando a Rowland Rhodes, un artesano inglés que diseñó un trofeo con la mejor plata de principios del siglo XX y cuyo costo original fue de apenas 200 libras- sino por su incalculable valor deportivo.

La Copa Davis es para el tenis lo que la Copa del Mundo es para el fútbol. Por eso Argentina, al menos hasta que el 26 de noviembre se defina la Davis 2017, es y será el campeón mundial de una actividad que en nuestro país ha peleado desde la década del 70, un lugar de privilegio en el ranking nacional de pasiones deportivas junto al automovilismo y al basquetbol, por ejemplo.

El primer secreto es cómo se encara algo que se desconoce, cómo se camina por un sendero que nunca se atravesó, cómo se vuelve a encontrar un objetivo después de haber alcanzado el máximo. Y el secreto definitivo es encontrar esa respuesta.

WhatsApp Image 2017-02-03 at 10.56.19

A Daniel Orsanic le preguntaron hasta el cansancio esta semana cómo haría Argentina para defender el título. Y el capitán, que dio muestras más que suficientes de un aplomo que le sirvió para sepultar (no todas) las voces que lo castigaron desde el principio de su gestión por el simple pecado de no tener un nombre marketinero en el muchas veces hipócrita mundo del tenis argentino, siempre dio la respuesta más inteligente.“No hablo de la defensa de la Davis sino de ganarle a Italia”, aseguró más de una vez. Y lo repitió ayer tras el sorteo en el Parque Sarmiento.

El nuevo escenario presenta en la primera ronda para Argentina ausencias importantes como las de Del Potro y Delbonis, nada menos que sus dos mejores jugadores y nada menos que los héroes de la consagración ante los croatas. Pero además los problemas aumentaron cuando los otros dos campeones, Guido Pella y Leonardo Mayer, manifestaron sus dudas por aceptar la convocatoria. Uno por estar “destrozado mentalmente”; el otro por tener la cabeza puesta en la paternidad de su primer hijo. Después se sumaron la inactividad de Juan Mónaco, la lesión de Horacio Zeballos y hasta las dudas que planteó Schwartzman hasta el miércoles por una fuerta contractura en la pierna derecha, debajo del gemelo.

Te puede interesar