banner app interiorPNG


Comunicado de CARSFe ante la situación hídrica y vial

La Comisión de Asuntos Hídricos y Viales de la entidad se reunió para analizar la situación de la provincia ante la crisis hídrica que afecta a toda la ruralidad. Fueron convocados el Ministro Garibay y el Ministro Contigiani. Participaron además Pedro Morini, Marcelo Bargellini y  Diego Fournell.

En dicha reunión con autoridades se analizó la situación, se pidieron explicaciones sobres las políticas hídricas en la provincia, se evaluaron ayudas para la coyuntura para los productores y se exigieron acciones de fondo, estructurales, de largo plazo que resulta imperioso abordar.-

15940817_1412409112102978_2936752391662118463_n

El lunes próximo autoridades de CARSFe serán recibidas por el Gobernador y por la tarde CARSFe participará de la audiencia junto al Gobernador Miguel Lifschitz y el Ministro de Agroindustria de la Nación Ricardo Buryaille.-

15965492_1412409135436309_6395693202441823972_n

Esta es la transcripción de la nota entregada a los Ministros de Infraestructura y Transporte en la mencionada reunió.

CARSFE FRENTE A LA SITUACION HIDRICA Y VIAL

Una sucesión de fuertes tormentas con abundantes lluvias de milimetrajes pocas veces registrados se ha producido en gran parte del territorio provincial, con una intensidad y extensión comparables a las de abril del año pasado.-

Los episodios climáticos han afectado una vez más duramente la producción del agro con una incidencia catastrófica para muchas explotaciones tamberas y para cultivos en distintos grados de desarrollo.-


Los rigores de la naturaleza, esta vez al igual que en otras oportunidades cercanas en el tiempo han puesto en evidencia una vez más las gravísimas falencias de la infraestructura hídrica, vial y del servicio eléctrico provincial sin excepciones.

Las causas del éxodo rural, despoblamiento de los campos con producciones mixtas que desaparecen están íntimamente relacionadas con la incomunicación y la carencia de condiciones de vida adecuadas para el poblador rural. Y sabemos que todos esos establecimientos que han quedado deshabitados invariablemente se vuelcan a una agricultura no siempre sustentables y que contribuyen a agravar la situación descripta.-

Reiteradamente, los medios se han hecho eco de la postura expuesta por funcionarios, políticos, legisladores o técnicos en el sentido de que la magnitud y la frecuencia de los eventos climáticos que se han sucedido no pueden ser contempladas por obra hídrica alguna, ya que su magnitud escapa a cualquier previsión.

Si bien este argumento puede ser parcialmente cierto, aunque discutible, lo que es innegable es que otras hubiesen sido las consecuencias para el mapa productivo provincial si se hubiesen efectuado obras prometidas y proyectadas durante décadas, pero también que las existentes contaran con la funcionalidad, el mantenimiento y la ejecución con que fueron proyectadas.-

Sin ánimo de hacer un inventario de larguísimo listado de deficiencias del sistema hídrico provincial, imaginemos como podrían haber sucedido las cosas en el oeste del Dpto. Castellanos si el viejo canal Vila-Cululú, construido en 1936, con un tramo de casi 6 km en la baja cuenca casi inexistente, proyectado para el drenaje de menos de 170 mil ha. con obras de arte inadecuadas y ahora con aportes de casi 500mil ha. ya que a sus 53 km originales se los prolongo 29 km más con la misma sección y alcantarillado.

Esta cuenca , como las de Maravita, Penquitas-Calaveras fue objeto de tratamiento en 9 oportunidades en los últimos 4 años en el seno de CARSFE y con la participación de los responsables de turno del área.-

Cuando se supo de las derivaciones de aguas acordadas con Córdoba se volvió a reiterar y documentar el peligro latente que implicaba aumentar el área de aporte en la alta cuenca, sin trabajar en la desembocadura de la sistema. No fuimos escuchados y las consecuencias están a la vista.-


También nos preguntamos cómo estaría el sur del departamento Gral. López si la estación de Bombeo de La Picasa hubiese funcionado regularmente en los últimos 5 años que estuvo paralizada recibiendo la laguna las grandes lluvias en una cota dos metros más abajo. O si se los vertederos de los reservorios 6 y 7 tuvieran la cota de proyecto reteniendo eficazmente los excesos y no acelerando el escurrimiento como ocurre ahora. La Picasa fue objeto de tratamiento en 11 oportunidades y con la misma actitud que en el caso anterior. Y los mismos resultados: Dilaciones y promesas no cumplidas.-

En ese mismo contexto se puso de manifiesto también que el aporte de aguas desde el sistema de las Encadenadas por distintos cauces hacia Teodelina terminarían anegando esa localidad. No sólo eso sino que además hubo que cortar la RP94, dejándola aislada y con un importante corredor vial interrumpido.-

La lista la podemos seguir abundando con la cuenca del Carcarañá y su desembocadura no resuelta , el canal Tortugas-San Antonio y las cuencas de los arroyos San Lorenzo, Salvat, Ibarlucea y Ludueña carentes de elementales obras de dragado , desmalezado y con puentes y alcantarillas insuficientes que de haber sufrido lluvias similares a las de otros lugares hubieran traído consecuencias inimaginables para amplias zonas densamente pobladas, agravadas por urbanizaciones en lugares inadecuados, práctica reiterada en grandes y pequeñas ciudades de toda la provincia y que por esa imprevisión requieren obras de defensa que alteran más aún el sistema.

También la falta de planificación integral y con alcance territorial amplio son una dificultad adicional ya que todo lo que se hace en el corto plazo, para salvar una situación puntual termina siendo perjudicial en otro punto. Un ejemplo? Para que no se anegue un tramo de la RN8 en Maggiolo se improvisó un canal que terminó inundando miles de ha en San Eduardo, comprometiendo la RP14 y sumando más agua hacia la ya castigada Teodelina.-

Todo lo anteriormente expuesto tiene un denominador común y es la pérdida de un sistema por falta de planificación, estudios serios y proyección a futuro de las necesidades de las poblaciones y la producción en permanente transformación por su propia dinámica. Es difícil encontrar la resolución del problema si antes no se conoce el camino a recorrer.-

Nada se ha hecho en el control de los canales clandestinos, habitualmente señalados por las autoridades como causantes de estragos, pero que no se toman medidas efectivas para desactivarlos. Como caso testigo le pedimos al Ministerio de Infraestructura un detalle de las obras autorizadas oficialmente y ejecutadas por particulares en tres distritos de la cuenca la Picasa. Ese pedido fue hecho por última vez en abril ppdo. y aún no tuvo respuesta. Se nota una falta de compromiso en ese sentido, ya que los trámites burocráticos para disponer medidas sobre las obras clandestinas parecen diseñados para no llegar a ningún resultado por lo largo y engorroso.-

También es preciso señalar el funcionamiento de los Comités de Cuenca cuyo cometido original ha sido desvirtuado por diferentes causas. A la vez los mismos no realizaron obras coordinadas entre ellos y dentro de ellos, entre las localidades que los integran, sin una visión global del concepto agro- hidrológico de la cuenca, atentos a que estas no reconocen de límites políticos ya sean distritales o interprovinciales quedando en evidencia la necesidad de crear un marco integral que garantice el armónico cumplimiento de sus objetivos con una asistencia técnica acorde a la incumbencia que tienen.

Es oportuno tener en cuenta la existencia de la norma reglada por la Ley 10552, de Conservación y Mantenimiento de Suelos que prevé muchas instancias aplicables a esta problemática y cuyo cumplimiento está muy lejos de lo ideal. La integración público-privada de estas estructuras de ninguna manera puede reemplazar funciones indelegables del Estado, fundamentalmente en la planificación amplia, ejecución de obras principales y en el poder de policía para corregir situaciones irregulares y/o clandestinas.-

En lo que se refiere a la red vial secundaria y terciaria el panorama no es mejor, ya que lo hídrico tiene influencia determinante. Desde CARSFE se ha reiterado que un sistema vial de calzadas de base natural, con un diseño de hace más de un siglo, erosionado, y que en los últimos 9 meses ha requerido de un esfuerzo notable para mantenerlo apenas transitable es incompatible con las necesidades de la producción, el movimiento de personas y bienes y la prestación de servicios.-

Durante décadas los productores hemos soportado el pago de una tasa de mantenimiento de esa red con valores excesivos en muchos distritos, pero que las Comunas y Municipios no lo han aplicado a los fines específicos. Habitualmente, salvo en un año extremo como fue el 2016, el destino de los fondos no se aplicó para la red vial en más de un 35%, con casos comprobados que no llegaba ni siquiera al 10%.-

Esto se ha planteado tantas veces, sin poder avanzar porque el reclamo se hunde en el argumento de la autonomía comunal/municipal y es el principal obstáculo para tratar con seriedad la constitución de Comités Hidroviales.-

Una vez más, la red vial está mayoritariamente intransitable y tendrá que afrontar la Provincia la resolución del problema mientras importantes recursos son malgastados por las burocracias locales.-

Y si de ordenamiento del problema se trata no podemos dejar de resaltar que hay manifestaciones objetivamente opuestas entre distintas áreas de gobierno, como ocurre entre concepciones originadas en el Ministerio de Infraestructura y las vertidas por técnicos del Ministerio de la Producción, en temas sensibles como manejo de cuencas donde unos hablan de “Macro” y otros de “Micro”, remitiéndonos a un nivel casi predial del asunto.

O las intervenciones en el manejo de aguas por parte de Defensa Civil cuando se trata de áreas urbanas y sub urbanas afectadas por inundaciones, que no tiene los conocimientos técnicos para evaluar el costo-beneficio de las medidas que toma, como los recientes cortes de caminos en Ramona y Sunchales.-

Por todo lo expuesto, CARSFE señala una vez más la necesidad de planificar a mediano y largo plazo y ejecutar las obras con criterio y honestidad dentro de plazos razonables.-

Ante semejante panorama desolador que se puede ver a lo largo y ancho de la provincia con centenares de establecimientos destruidos, con pérdidas de una magnitud muchísimo mayor que el costo de las obras para evitarlas o atemperarlas, uno de los pocos paliativos con que se asiste al productor es la declaración de Emergencia/Desastre. Y aquí una vez más la desidia y la falta de compromiso se manifiestan en el hecho de que hay centenares de certificados no emitidos, con más de 8 meses desde la presentación del trámite.-

Finalmente queremos expresar que pese a las adversidades descriptas, los productores agropecuarios Confederados manifestamos nuestra intención de continuar produciendo y contribuir a la economía provincial, pero necesitamos se nos apoye desde las autoridades responsables de la producción, de la infraestructura vial y de servicios, y del manejo apropiado de los excedentes de un recurso tan necesario cono el agua.-

Todo lo aquí mencionado busca generar líneas de trabajo mancomunado para evitar continúe el desarraigo rural y podamos contribuir al bien común como es nuestro deseo.-

Entidades Participantes: Sociedad Rural de Rafaela, Sociedad Rural de Gobernador Crespo, Sociedad Rural de San Cristóbal, Sociedad Rural de Rosario, Sociedad Rural de Santa Fe, Sociedad Rural de Venado Tuerto, Sociedad Rural de Sunchales, Asociación de Productores Rurales del Sur de Santa Fe - APRUSFE, Sociedad Rural de Tostado, Sociedad Rural de Chañar Ladeado, Sociedad Rural de Gálvez, Sociedad Rural de La Criolla, Sociedad Rural de Las Colonias.-
SANTA FE, 12 de Enero de 2017.-

Te puede interesar

Te puede interesar