banner app interiorPNG


La inflación trepó 161% desde la última actualización del monotributo

El régimen, que comprende a 1,6 millones de personas, está congelado desde septiembre de 2013. Eso obliga a los cumplidores a ser autónomos y pagar más y fomenta la evasión. El diputado oficialista Negri anticipó cambios inminentes. Hacienda y AFIP dicen que hay medidas en estudio.
58388fd15b0edmonotributo_
NÚMEROS. Si se hubiera actualizado el régimen por la inflación, la categoría más bajara tendría un límite mayor a 125.000 pesos.

La última vez que se actualizó el monotributo una fotocopia salía 40 centavos, cortarse el pelo rondaba los 60 o 70 pesos, el kilo de asado costaba 42 pesos y el litro de leche, $ 6,70. Fue en septiembre de 2013. Pasaron tres años y dos meses, el asado se fue a $ 115, la leche sale $16,50, el corte de pelo no baja de $ 150 y cada fotocopia vale más de un peso.

En todo el tiempo en que el régimen simplificado no sufrió cambios, los monotributistas debieron soportar una inflación del 161,5 por ciento, según el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires.

Dicho de otra forma, si un monotributista de la categoría más baja, la B, facturaba $ 48.000 al año en 2013 y aumentó sus ingresos en línea con el costo de vida, debió saltar a la categoría E (hasta $ 144.000 al año). Un contribuyente de la categoría E debió psar a la I (hasta 400.000 pesos), el límite para los prestadores de servicios. Quien estaba encuadrado a fines de 2013 en la categoría G por facturar hasta $ 244.000 pesos al año quedó excluido del régimen simplicado, debió hacerse autónomo, entregarse al martirio de las declaraciones juradas permanentes y soportar una mayor carga impositiva.

El régimen del monotributo está así de desfasado. Lo aceptó el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, a poco de asumir, el 15 de diciembre pasado: “Hay que revisar el monotributo, ya que los aumentos de precio distorsionaron todo", dijo entonces.

El Gobierno se puso a trabajar en un régimen alternativo. Avanzó con borradores para actualizar los topes de facturación de cada categoría en al menos un 50 por ciento y todo parecía listo a mediados de año. Pero nada sucedió. “El problema fue que para subir las escalas, también había que subir el impuesto, y el Gobierno lo frenó”, afirmó el presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad (CPCECABA), Humberto Bertazza.

El monotributo tiene tres componentes: la carga impositiva, la obra social y el aporte a la seguridad social. Lo lógico, según los contadores, es que si aumentan las escalas, la carga impositiva suba en la misma proporción. Pero eso no necesariamiente implica que el contribuyente pague más, porque al actualizarse los montos puede quedar comprendido en una categoría más baja.

El Ministerio de Hacienda y la AFIP tuvieron otras prioridades. Avanzaron, primero, con el blanqueo de capitales. La semana pasada, y después de meses de demora, enviaron al Congreso un proyecto de reforma del impuesto a las Ganancias. El monotributo sería el próximo paso.

Así lo adelantó el jefe del interbolque Cambiemos en Diputados, Mario Negri, el jueves en radio Mitre. "Creo que en los próximos días va a haber actualización de los montos", dijo. Esa revisión, insistió, "no tardará mucho". Otra fuente parlamentaria del oficialismo confirmó a TN.com.ar que el Gobierno trabaja en esas modificaciones.

Sin embargo, la AFIP declinó de hacer comentarios. Fuentes del Palacio de Hacienda afirmaron que hay alternativas en estudio.

Si la justificación oficial para demorar y moderar los cambios en el impuesto a las Ganancias tuvo que ver con el impacto que provocará la reforma en la recaudación tanto de la Nación como de las provincias, con el monotributo ese escollo no parece importante. Entre enero y octubre, la AFIP recaudó 5.634 millones de pesos por este régimen simplificado. Ese monto significó el 0,3% de la recaudación total.

TODOS PIERDEN

Los monotributistas se ven perjudicados por la falta de actualización del régimen, porque suben de categoría en los reportes cuatrimestrales que deben hacer a la AFIP o deben saltar al régimen de autónomos.

En septiembre existían 1.663.581 monotributistas "puros" (es decir, que no tienen además un empleo en relación de dependencia) inscriptos en la AFIP, según los últimos datos oficiales.

Esa cantidad se mantuvo más o menos constante en los últimos años, a pesar del desfasaje de las categorías. En septiembre de 2015 había 1,6 millones de inscriptos al régimen. En septiembre de 2013, cuando se implementaron los últimos cambios 1,58 millones.

Cuando un monotributista se exede del tope de facturación, pasa al régimen de trabajores autónomos, que es mucho más engorroso y oneroso. Un trabajador autónomo debe completar más formularios en la AFIP y pagar impuesto a las Ganancias e IVA, aunque este último impuesto se neutralice porque se lo traslada a sus clientes.

La cantidad de autónomos creció 30% en los últimos cuatro años. Si en septiembre de 2013 había 402.787 inscriptos, en la actualidad hay 20.183 contribuyentes. Contra una inflación acumulada superior al 160%, ese "salto" del monotributo al régimen de autónomos esconde algo.

"El monotributo produce algo que se llama enanismo fiscal. Mucha gente se enmascara en estas escalas y tratan de estar en el tope máximo de $ 400.000 para no pasasarse, aunque su ingreso real sea superior", explicó el contador Germán López Toussaint, socio principal del estudio que lleva su apellido. Esos $ 400.000 significan un ingreso bruto de $ 33.000 mensuales. Dicho de otra forma, la no actualización del régimen también fomenta la evasión.

Te puede interesar