banner app interiorPNG


Murió el periodista Diego Bonadeo

El  Periodista deportivo, padre de Gonzalo Bonadeo, murió esta mañana, a los 77 años, en su domicilio de La Lucila (Olivos), cuando se preparaba para asistir a una consulta médica después de sentirse muy agitado durante la jornada del jueves.

El  Periodista deportivo, que se desempeñó en distintos medios, murió esta mañana, a los 77 años, en su domicilio de La Lucila (Olivos), cuando se preparaba para asistir a una consulta médica después de sentirse muy agitado durante la jornada del jueves.

Nació en febrero de 1939 y dedicó su vida al periodismo deportivo. Amante del rugby en particular, era versado en la mayoría de los deportes.

A través de su larga trayectoria dejó su huella en una enorme cantidad de medios, como El Gráfico (cuando era dirigido por Dante Panzeri), La Nación, la revista Tercer Tiempo (especializada en rugby, que él mismo editaba) e integró el equipo de Sport 80 en radio Mitre.

“Me inicié en 1960 con otro maestro, Alberto Laya, en La Nación -contó en un reportaje publicado en 2010- Cuando llegué a El Gráfico fue como tocar el cielo con las manos, lástima que esa etapa duró demasiado poco.

Estuve menos de dos años, hasta que Panzeri se fue por cuestionar a Alvaro Alsogaray, a fines de 1962 o principios de 1963”. Con la recuperación de la democracia, lideró en radio Belgrano el ciclo “Los buenos y los malos”, que integraban entre otros Ezequiel Fernández Moores y Alejandro Fabbri, y que inspiró a muchos.

Maestro de un par de generaciones de periodistas, conoció al Che Guevara cuando jugaba en Atalaya. Su versatilidad le permitió incursionar en la TV durante casi tres décadas, siguiendo desde el fútbol hasta la Fórmula 1.

Cubrió los Mundiales de 1974 y 1978 para Canal 7, aunque probablemente se lo recuerde más por haber sido el conductor del ciclo “Fútbol prohibido”, el programa que revolucionó la tendencia mediática del fútbol en la Argentina en la segunda mitad de los ’90, que compartió con Norberto Verea, Carlos Juvenal y Paulo Vilouta, entre otros.

El inconformismo fue su estilo. Nunca buscó complacer. Era amante de la polémica esclarecedora. “Soy medio cabrón, pero voy de frente. Y soy arbitrario, pero no necio”, admitía.

Era, probablemente, más menottista que César Luis Menotti. “Resultados aparte, por más que uno ejercite la memoria, difícilmente recordará algún partido de la selección nacional que, en tiempos más o menos cercanos, haya conformado en términos de disfrute”, escribió en su última columna, publicada el pasado domingo 9, en el diario Página/12.

Padre de Gonzalo, hoy periodista de TyC Sports y la TV Pública, entre otros, tuvo un paso fugaz por la política, siendo concejal de Vicente López por el Frente Grande.

Te puede interesar

Te puede interesar