banner app interiorPNG


Macri espera por el encuentro con el Papa

El Presidente arribó a primera hora de la capital italiana. Se recluyó con su familia en el Hotel De Russie. Gran expectativa por la cumbre de mañana con Francisco.
Ampliar
MACRI. Ya está en Roma.

"Buon Giorno, buon giorno". Con su hija Antonia en brazos y el rostro cansado por el vuelo, Mauricio Macri entró pasadas las 7 de la mañana hora local al coqueto Hotel De Russie, donde se alojará durante su estadía en Roma, y enfiló hacia su habitación del quinto piso.

En una mañana nublada de otoño -minutos antes de su llegada cayeron unas gotas-, el Presidente aterrizó en la capital italiana a las 6.31 (1.31 hora argentina) en el vuelo regular de Alitalia. Lo hizo acompañado por su mujer, Juliana Awada, y su hija, Valentina; el secretario Legal y Técnico, Pablo Clusellas; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el secretario de Culto, Santiago de Estrada, y su segundo,Alfredo Abriani. Macri aterrizó además con su secretario privado, Mariano Lomolino, y Alberto Marani, uno de los médicos de la Unidad Médica Presidencial. En el aeropuerto lo esperaban Tomás Ferrari, embajador argentino en Italia, su par ante la Santa Sede, Rogelio Pfirter, y Hernán Bielus, coordinador general de Asuntos Presidenciales. El jefe de Estado ocupó el quinto piso del hotel; el resto de la delegación se hospedó en el cuarto. Tras su arribo, el mandatario desayunó y se fue a dormir: en su entorno dijeron que no pudo descansar lo suficiente durante el vuelo. El vocero presidencial, Iván Pavlovsky, también recibió a Macri en el lobby del hotel. Antes de su llegada, un grupo de policías inspeccionó las instalaciones.

Según confiaron a Infobae fuentes oficiales, Macri y su familia tendrán el viernes libre: hasta ahora no hay actividad en agenda. Desde temprano, en el lobby del De Russie, a metros de la Piazza del Popolo, esperaba al mandatario Giorgio De Lorenzi, presidente de la Societá Italia Argentina y uno de sus mejores amigos desde la infancia. Según contó a un par de integrantes de la delegación argentina, De Lorenzi le preparó a la familia presidencial cinco kilos de mozzarela para llevarse de regreso a Buenos Aires. El hombre se ufana de ser "el proveedor oficial de mozzarela y de medias" del jefe de Estado.

Además de los funcionarios y colaboradores mencionados, ya habían llegado a esta ciudad italiana los ministros Ricardo Buryaile, Gustavo Santos y Oscar Aguad. Estos dos últimos, invitados para participar de la canonización del cura José Gabriel Brochero, prevista para la mañana del domingo. Buryaile, en tanto, estará hoy en una muestra agraria en la sede de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Por estas horas también llegará a Roma la canciller, Susana Malcorra, procedente de España.

Mañana por la mañana, Macri se encontrará en privado con el Papa Francisco en el Estudio Anexo del Aula Paulo XI del Vaticano, en lo que será la reunión más esperada por la comitiva presidencial. La cumbre será estrictamente familiar. Agustina, la hija mayor del mandatario que vive y trabaja en Europa y que llegó con antelación a la capital italiana -es parte del equipo del director Oliver Stone-, también participaría del encuentro con Francisco. Según explicaron, tras el saludo familiar, el Papa y Macri hablarán a solas.

Te puede interesar