banner app interiorPNG


Entregaron 24 viviendas del plan “Esfuerzo Compartido”

En el barrio 2 de Abril a travez del plan llevado adelante por Cáritas Argentina y la Municipalidad de Rafaela, a través del Instituto Municipal de la Vivienda. 

Cabe destacar que esta etapa del plan incluye 100 casas: 55 en el barrio Mora, 21 en el barrio Zazpe (ya habilitadas) y estas 24 en el barrio 2 de Abril.

En total, contando las etapas anteriores del plan, se construyeron 355 viviendas bajo esta modalidad.

La inversión de esta etapa supera los 23 millones de pesos, y considerando las etapas anteriores, la inversión llega a 45 millones de pesos. 

La urbanización de los sectores donde se ejecutaron las viviendas se realizó a través de la construcción de calles con cordón y ripio, obras de electrificación, obras de alumbrado público, agua corriente, forestación, colocación de canastos para disposición de bolsas de basura y una bomba por casa para suministro de agua para consumo no humano.

La mano de obra para la construcción de las viviendas fue aportada por los propios beneficiarios, teniendo la posibilidad de contratar a terceros, en los casos de no poder trabajar directamente en sus casas a través de un incentivo económico que el programa contempló para el pago de las manos de obra.

El equipo técnico estuvo integrado por técnicos constructivos, técnicos legales y contables, capacitadores, coordinadores y trabajadoras sociales, encargados de administrar el recurso económico y capacitar a las familias para la construcción de las casas.

Cabe destacar que la selección de las familias beneficiarias es avalada por el Concejo Municipal, cada caso es especialmente estudiado y se priorizan aquellos de familias con integrantes discapacitados o con problemas de salud. 

En tal sentido, Marcela, una de las beneficiarias, refirió que su grupo familiar está compuesto por siete hijos, de los cuales cuatro viven aún con ella (los otros ya se casaron). Uno de sus hijos tiene discapacidad, a lo que se suman problemas de salud de su esposo. 

"Cuando pagábamos alquiler, a veces no teníamos qué dar de comer a nuestros hijos", declaró. "Pero ahora estoy acá parada, he sido muy luchadora y le doy gracias a Dios porque me bendijo con una casa para mis hijos", refirió, emocionada. 

Por su parte, Marcia, otra de las beneficiarias, reconoció que "las 24 familias estamos más que felices y agradecidas".

"En mi caso personal, soy separada, tengo dos hijos, uno de ellos con autismo, y hace varios años que alquilaba, siendo el tema económico el más grave", contó. "Por la discapacidad de mi hijo es muy difícil salir a trabajar, y el único ingreso fijo que teníamos era su pensión", refirió. 

"Hoy cualquier palabra queda corta, muy chica para lo que uno siente, creo que más de uno de nosotros todavía no cayó en dónde está. Es una alegría inmensa, hemos sido bendecidos, y sabemos que hay mucha gente en nuestras condiciones que también siguen esperando aún", continuó. 

"Acá nos hablamos entre todos los vecinos, se formó un grupo de trabajo muy bueno, mateamos, barremos todos juntos la vereda, de eso se trata, de que podamos estar unidos", puntualizó. 

Por su parte, el intendente Castellano, al dirigirse a los presentes, aclaró que "esto lo hemos construido juntos, como tantas cosas en la ciudad". 

"Comenzamos a trabajar en este plan y hoy llevamos unas 350 viviendas hechas por este sistema, y debemos agredecer", prosiguió el primer mandatario. "Al Instituto Municipal de la Vivienda, a todo el equipo social, los asistentes sociales, los capataces, los arquitectos, los concejales que avalaron la selección de las familias", enumeró el primer mandatario, haciendo hincapié en la transparencia del sistema de selección. 

"Acá no hay lugar para amiguismos, no hay lugar para beneficios personales, no hay lugar para que no sea otra cosa más que la transparencia en la entrega y las necesidades de cada familia los componentes fundamentales del proceso de asignación de beneifciarios", explicó. 

"Agradezco a cada una de las familias que ha trabajado, que ha puesto su esfuerzo, que ha venido todos los días a levantar su casa; también el agradecimiento a las instituciones del barrio, que de alguna manera son las que tienen que ayudarnos a construir algo que es más que viviendas, y que es justamente una comunidad".

"¿Para qué sirve la política si no sirve para esto? ¿Para qué sirve la gestión pública si no sirve para esto? Lo que era dolor, desesperación, llanto, amargura, se transforma en esperanza, ese mismo llanto que era de dolor por no conseguir un lugar dónde ir, por tener uno, dos, o hasta tres hijos con discapacidad sin un lugar donde vivir, se transforma en esperanza, se transforma en sentirse parte de una barrio, de una comunidad", reflexionó.

"Es una enorme alegría ver que cada una de las familias que dieron su testimonio, tienen un lugar donde vivir, un barrio al que pertenecer; esto mueve el corazón.

"Espero que podamos seguir trabajando en equipo con el Instituto Municipal de la Vivienda y con el equipo de Cáritas. Ahora que se termina esta etapa, queremos pedirle al gobierno nacional que ha asumido, que le dé continuidad a este programa, es fundamental que le dé continuidad, porque la vulnerabilidad y la pobreza no se miden solo en números, se miden fundamentalmente en realidades humanas. Y este es un plan que está para las realidades humanas", afirmó.

Junto al intendente Castellano estuvieron presentes el presidente del Concejo Municipal, Silvio Bonafede; concejales, funcionarios del equipo de gobierno, del Instituto Municipal de la Vivienda, María Cristina Fantino de Resano, directora del área de Vivienda de Cáritas, y Carlos Casasnovas, representante del área técnica de dicha institución.

 

 

Te puede interesar

Te puede interesar