banner app interiorPNG


Presos preparaban una fuga de la seccional 11ª y fueron descubiertos

Policiales 29/12/2014
SANTA FE.- Los internos ya habían realizado un pozo en uno de los calabozos. Los involucrados son miembros de la banda de los neuquinos. El informe de Ivana Fux desde Santa Fe para ADN 97.9 FM.
Ampliar
Comisaría 11 - Santa Fe - Imagen ilustrativa

Momentos de gran tensión se vivieron anoche en dependencias de la seccional 11ª cuando se descubrió que un grupo de presos preparaba una fuga. Una oportuna intervención policial provocó que dicho suceso quedara solo en el intento.

Si bien las acciones se desarrollaron a la noche, todo comenzó a media tarde cuando una información confidencial hizo saber a la policía sobre una posible irregularidad en el interior de la seccional 11ª.

Como es de rigor, la novedad fue comunicada a las autoridades de la Unidad Regional I quienes dispusieron de inmediato una requisa. Informado también de la cuestión el fiscal regional, Ricardo Fessia, en cuestión de minutos se organizó un chequeo sorpresivo del lugar, procedimiento efectuado por agentes del Cuerpo Guardia de Infantería, y supervisado por el propio comisario de la seccional 11ª.

Apenas ingresados a uno de los calabozos se advirtió que debajo de una cama los presos habían corrido unas baldosas y empezado a realizar un pozo.

Atentos a este incidente se dispuso el urgente traslado de los internos hacia otras dependencias, aunque en las próximas horas podrían ser trasladados hasta el penal de Coronda.

Es de hacer notar que los frustrados fugitivos son parte de la banda de los neuquinos apresada recientemente tras el intento de robo en un inmueble de Almte. Brown al 6400.

Aquella jornada, cuatro hombres armados aprovecharon que el portón de rejas del domicilio se encontraba abierto y sorpresivamente aparecieron en el interior del inmueble.

Con mucha violencia tomaron a las dos propietarias (una mujer de 57 años y su hija de 26) y las obligaron a recorrer los distintos ambientes, en busca de dinero y objetos de valor. Pero los asaltantes no se percataron de que una de las víctimas estaba justo hablando por teléfono y en el apuro dejó su celular encendido, apoyado sobre un mueble.

Del otro lado de la “línea”, un amigo escuchó todo lo que pasaba e inmediatamente se comunicó con la Central de Emergencias 911.

En contados minutos, arribó una patrulla de la Sección Sustracción Automotores que realizaba tareas de prevención muy cerca de allí.

Los uniformados constataron que algo raro pasaba en el inmueble y solicitaron la colaboración del Cuerpo Guardia de Infantería. Apenas llegaron los refuerzos, un equipo táctico se apresuró a entrar en la casa y tras algunos forcejeos pudo reducir a los cuatro delincuentes, que tenían en su poder un revólver calibre 38 y una pistola calibre 22. Afortunadamente, las dos vecinas resultaron ilesas.

Los cuatro sujetos que fueron arrestados tendrían 28, 29, 39 y 44 años. Dos de ellos son oriundos de Neuquén; otro es nacido en Río Negro, y el cuarto (el contacto local) es santafesino.

Te puede interesar