banner app interiorPNG


El “lomo” de Godín cotiza en la bolsa uruguaya

Deportes 24/06/2014
¡Uruguay eliminó a Italia! Con un tanto de Godín con la espalda, venció a la Azzurra 1-0 y la mandó de regreso a casa. Antes del gol, Suárez debió haber sido expulsado por un mordisco a Chiellini.
Ampliar
Crédito: www.fifa.com

Las hazañas, las gestas heroicas siempre le caen bien. Uruguay y la mística son dos palabras que se llevan a la perfección y ahora agregó un hito para su historia. Mandó a los italianos para su casa en primera ronda. Un 1-0 peleado, difícil. Con un gol de un fantástico de la defensa como Godín, la Celeste se metió en octavos de final.

Tardó en darse cuenta. En asumir que la hazaña llegaría con goles. Que la mística necesitaba goles. Que la historia del día podía tener un buen final con goles. Con un gol, al menos. Uruguay se decidió recién en el segundo tiempo y se le empezó a abrir los espacios cuando el árbitro, de pésima tarde, expulsó a Marchisio en una de las tantas jugadas en las que se rasparon. En ésta vio roja y a Italia se le complicó su planteo.

¿Por qué lo ganó? Porque tomó los riesgos para hacerlo. Liberando volantes, metiendo a Pereira por el intrascendente Lodeiro, porque Giménez hizo olvidar totalmente a Lugano. Porque a pesar de que Cavani y Suárez no tuvieron un gran partido, el mediocampo se bancó todas. Y, principalmente, porque Italia no puede aspirar a mucho más si apenas cuenta con Verratti, Pirlo y Buffon.

Cortado, mañoso. Por momentos, el primer tiempo tuvo más pinta de clásico del ascenso que un Italia-Uruguay definiendo si se quedan o no en Brasil. Más de un foul cada dos minutos son la señal de juego tan estudiado como interrumpido.

En el arranque fueron los uruguayos que cerraron filas en tres cuartos y le cortaron los diálogos con Balotelli, enojado con sí mismo porque no le salía una. Los dos, cuando no la recuperaban por las buenas, usaban el foul como recurso sistemático. Parecía que a Uruguay no le iba a alcanzar el tiempo, pero quién puede ser el atrevido de cuestionar cómo se construyen las hazañas.

El mordiscón de Suárez a Chiellini antes del gol de Godín dará mucha tela para cortar. Merecía la roja pero el árbitro no lo vio. Después llegó la heroica y la clasificación. Y Uruguay se metió mordiendo a octavos.

 

Godín de cabeza puso el 1-0

 

Suárez le clavó los dientes.

 

Fuente: www.ole.com.ar

Te puede interesar