banner app interiorPNG


Un millón de iraquíes ha huido de sus casas por el avance de ISIS

Internacionales 20/06/2014
La ONU advierte que en el mundo hay unos 50 millones de refugiados por distintos conflictos, y sigue creciendo el número en Iraq.
Ampliar
Cada vez más desplazados en Iraq.

Más de un millón de iraquíes se han visto obligados a huir de sus casas este año a causa del conflicto en su país, informó este viernes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), número que podría aumentar mientras continúan los combates.

Una crisis humanitaria se avecina con el masivo éxodo de familias que huyen con poco más que la ropa que llevan puesta, y que están necesitados de agua, comida y refugio para protegerse del ardiente calor del verano.

La preocupación por el alto número de personas desplazadas en Iraq coincide con el Día Mundial de los Refugiados de este viernes. En su informe, basado en datos de finales de 2013, la ACNUR indica que el número de refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos en todo el mundo por primera vez superó los 50 millones de personas, el mayor número desde la Segunda Guerra Mundial.

Se calcula que medio millón de personas se marcharon la semana pasada de Mosul, la segunda ciudad más grande de Iraq, tras caer en manos de los extremistas del Estado Islámico en Siria e Iraq (ISIS).

Esos se suman al medio millón de personas que ya estaban desplazadas de la provincia occidental de Anbar, donde los extremistas sunitas controlan la zona desde principios de año.

Además, decenas de miles más abandonaron sus casas en Diyala y Salaheddin a consecuencia de los últimos actos de violencia, dijo a CNN la vocera del ACNUR, Ariane Rummery.

¿Seguirán aumentando los números? "En cuanto a número de desplazados, eso depende de lo que suceda", dijo Rummery. "Pero lo que sabemos es que el conflicto y la violencia fomentan los desplazamientos".

"Con la situación humanitaria, sabemos que hay un millón de desplazados y no siempre es fácil llegar a todos ellos", agregó.

Mientras que algunas familias han conseguido habitaciones en hoteles ya hacinados, otros, con menos recursos, se han refugiado en campamentos de tránsito que han surgido en los alrededores de los puestos de control a la entrada de la región kurda.

Los que han huido hacia la zona de Iraq controlada por los kurdos tienen más fácil acceso, según Rummery, pero otros se han marchado a áreas más inaccesibles.

La sensación de miedo era palpable este jueves en el aeropuerto internacional de Bagdad, donde cientos de personas esperaban en la larga fila de seguridad y en la del registro de aerolíneas por alguno de los pocos asientos disponibles en los vuelos que salen de la capital.

Muchas personas están buscando llegar a la zona segura del norte controlado por los kurdos de Iraq, particularmente Arbil, o en la ciudad portuaria sureña de Basora. Otros están tratando de abandonar el país.

Para acomodar el éxodo, las compañías aéreas han comenzado a agregar vuelos y, en algunos casos, disponen de aviones mucho más grandes. Sin embargo, hay pocos asientos disponibles, la mayoría de los vuelos, de acuerdo con las agencias de viajes, se venden con semanas de antelación.

Durante días, Estados Unidos ha considerado qué hacer con los militantes, y este jueves, el presidente Barack Obama dijo que está preparado el envío de hasta 300 asesores militares a Iraq, y subrayó que su país no está regresando a un papel de combate en Iraq.

Mientras ISIS, que nació de un grupo escindido de al Qaeda con el apoyo de muchas facciones sunitas, continúa con su feroz avance en Iraq, altos funcionarios estadounidenses dijeron a CNN que el gobierno de Obama cree que el primer ministro Nuri al Maliki no es el líder que Iraq necesita para unificar el país y poner fin a las tensiones sectarias.

Al Maliki ha hecho un llamado a los iraquíes a unirse a la lucha de los militares contra los extremistas sunitas, una llamada que hizo eco hace una semana en un mensaje del ayatolá Ali Sistani, el más poderoso clérigo chiita en Iraq.

Sin embargo, un alto clérigo chiita aclaró este viernes que el líder iraquí estaba llamando a todas las sectas a que se unen contra ISIS, y no para que los chiitas del país tomen las armas en una nueva fuerza miliciana.

El gobierno debería prohibir todas las milicias y grupos armados distintos de las fuerzas de seguridad iraquíes, dijo Sayid Imam Ahmed Al Safi en las oraciones de este viernes en Karbala.

Fuente: www.cnn.com

Te puede interesar