banner app interiorPNG


UN MUERTO POR LA CAÍDA DE UNA AVIONETA PRIVADA EN EL RÍO DE LA PLATA

Nacionales 27/05/2014
La aeronave salió desde el aeropuerto de San Fernando y se dirigía a Carmelo.
Ampliar
Así quedó la avioneta luego del accidente.

Los heridos son evacuados en helicópteros de la Argentina y Uruguay. Aún quedan dos personas en el bimotor. La armada oriental confirmó un fallecido

 

Un avión civil a motor se precipitó esta tarde sobre aguas del Río de la Plata cuando cubría la ruta entre el aeropuerto bonaerense de San Fernando y Carmelo, Uruguay. Se trata de una nave modelo BE20, que partió con ocho personas, en un vuelo que dura aproximadamente entre 15 y 20 minutos.

 

El piloto dio aviso sobre un desperfecto antes de perder la comunicación y minutos después de las 14 las fuerzas aéreas de Uruguay y Argentina enviaron naves equipadas para efectuar un rescate.

 

Poco después de las 15, un helicóptero de la Prefectura argentina dio con el lugar del siniestro, unos 10 kilómetros al sudoeste de Carmelo. Las imágenes mostraban que el bimotor había logrado de alguna manera amerizar sobre el agua, en una zona baja. Los mayores daños se observaban en la trompa, la cola y los extremos de las alas.

 

Los rescatistas, a los que rápidamente se sumaron los uruguayos, pudieron bajar al lugar y, uno a uno, iban retirando a las víctimas en canastas especiales o camillas.

 

Las distintas versiones indicaban que viajaban entre 7 y 9 personas. "De los ocho ocupantes, cuatro estaban conscientes y cuatro no", precisó en diálogo a TN Álvaro Loureiro, vocero de la Fuerza Aérea uruguaya.

 

A las 16, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, informó desde el aeropuerto de San Fernando -donde ya habían llegado dos de las víctimas para ser llevadas en ambulancias a hospitales- que entonces había dos personas en el interior del avión. "Están atrapadas", explicó. Y añadió: "Es grave".

 

Tanto Berni como Loureiro se cuidaron de no confirmar la cantidad de ocupantes ni la gravedad de cada uno. Pero Gastón Juansolo, el vocero de la Armada de Uruguay que en principio había dijo que estaban "todos vivos", indicó luego a C5N que al menos una de las personas había fallecido.

 

La nave accidentada pertenecía a Federico Bonomi, dueño de la conocida marca de indumentaria Kosiuko. Desde los EEUU, en diálogo con canales de TV, el empresario dijo que, sin conocer más detalles de lo ocurrido que lo que informaban por entonces los medios de comunicación, estaba "preocupadísimo" por la salud de los ocupantes, a quienes reconoció como parte de su equipo de trabajo.

 

"Desconozco qué pudo haber pasado. Es un avión de última generación, bien mantenido", indicó Bonomi, quien señaló que el piloto, Leandro Larreira, tiene una vasta experiencia y se capacita permanentemente en el exterior. Añadió, además, que solía utilizar la nave para ir con su familia a Carmelo, donde tiene un campo.

 

Imágenes del Rescate emitidas por el canal C5N:

 

Fuente: Infobae

Te puede interesar