banner app interiorPNG


Fuerte crecida de los ríos en Misiones deja a Las Cataratas a pleno

Nacionales 09/06/2014
Se produjo por las lluvias en Brasil. La pasarela de la Garganta del Diablo quedó clausurada.

Las Cataratas del Iguazú están más maravillosas que nunca. En pocas horas, el caudal del río se multiplicó por diez, ofreció un espectáculo único para los turistas, que se mostraron sorprendidos por el fuerte contraste que se genera entre el verde de la selva y el color rojizo del agua. El fenómeno se produjo como consecuencia de las fuertes lluvias en las altas cuencas, en Brasil.

Anoche, el río Iguazú arrastraba poco más de 15 mil metros cúbicos por segundo, lo cual obligó a cerrar el acceso a la Garganta del Diablo, el más espectacular de los saltos, para poder rebatir las barandas de la pasarela y así evitar daños en la estructura. Pero el fenómeno aún no habría llegado a su pico máximo. Una represa ubicada aguas arriba, había registrado el paso de 20 mil metros cúbicos por segundo, motivo por el cual se estima que el pico de la creciente llegará hoy.

 

Desde la empresa Iguazú Argentina, concesionaria de los servicios en el Parque, explicaron que el repentino incremento del caudal es causa de las fuertes lluvias que cayeron sobre las altas cuencas, dentro del territorio brasileño. El caudal del agua alcanzó tal magnitud, que las numerosas represas instaladas en el río Iguazú Superior no fueron suficientes para contenerlo.

El intendente del Parque Nacional Iguazú, Juan Sergio Biskauskas, junto al ingeniero Marcelo Zuliani, gerente de operaciones de la empresa concesionaria “Iguazú Argentina” dijeron que ayer comenzó el operativo de rebatimiento de pasarelas en el Circuito Garganta del Diablo en el Parque Nacional Iguazú, de acuerdo a los protocolos de seguridad establecidos.

 

Cuando el Río Iguazú tiene un caudal normal, las barandas de las pasarelas están levantadas y permiten la circulación de visitantes hasta el mirador de la Garganta del Diablo. Cuando sube, estas estructuras se rebaten para permitir que el flujo de agua pase libremente, reduciendo la resistencia al agua y la posibilidad de impactos con los elementos flotantes que arrastre el caudal. Esto sucedió el año pasado, cuando las crecidas en Brasil llevaron a un caudal de más de 17.000 metros cúbicos por segundo, y la violencia de la corriente rompió y arrastró cinco tramos de la pasarela ubicada frente a la Garganta del Diablo.

 

Cuando el nivel del río es muy alto y la velocidad del flujo de agua aumenta considerablemente se quitan los bulones de sujeción para no comprometer la estabilidad de esas estructuras de hormigón. Una vez que la crecida baje nuevamente, se rearman los tramos montando la estructura.

La fuerte creciente del río Iguazú no impide a los visitantes disfrutar del resto de los circuitos, con un espectáculo impresionante por la fuerza del agua.

Las autoridades del Parque no supieron precisar hasta cuándo se mantendrá la fenomenal creciente del río, aunque ayer las condiciones climáticas adversas se mantenían y todo hace suponer que el cierre del acceso a Garganta se mantendrá durante varios días

 

Fuente: www.clarin.com 

Te puede interesar

Te puede interesar